NOTICIAS - CONSEJOS Y TRUQUITOS

¿Te has preguntado alguna vez porque es necesario el balanceo de las llantas de tu auto?

En algunos momentos podrás pensar que el balanceo carece de gran importancia, pero no es así ya que no es solo por la comodidad al evitar las vibraciones de tu auto, también tiene sentido para tu economía ya que el balanceo permite una mayor duración y mejores condiciones para tu llanta y en general tu auto.

El balanceo de las llantas de tu auto es de gran importancia para la comodidad en el manejo cotidiano de tu unidad automotriz  y para una mayor y mejor duración de  la vida de las llantas. Las llantas desbalanceadas ocasionan vibraciones, provocando un desgaste anticipado de las llantas y desgaste innecesario en la suspensión de su vehículo.

El propósito del balanceo de las llantas es eliminar la vibración causada por el desajuste entre la llanta y la rueda. Este desajuste puede ser producido hasta por una diferencia mínima de peso en cada llanta.

Una pequeña fuerza que se repite rápida y frecuentemente, puede causar daño a casi todo el vehículo. Pensemos en que la rueda de un auto que viaja a 90 kilómetros por hora está haciendo aproximadamente cuatro revoluciones cada segundo. Cada una de esas revoluciones está produciendo un pequeño impacto que es pasado a cada parte del vehículo que está conectado a ella.

¡Esto es igual a más de 14 mil pequeños impactos por hora de sólo una rueda!

Normalmente, se comienza a notar que las llantas delanteras están desbalanceadas por las vibraciones que transmite a través del volante hacia las manos del conductor. Sin embargo, estas mismas vibraciones no se sienten cuando son producidas por las llantas traseras pero igual contribuyen al desgaste mecánico del automóvil. Esta es la razón por la cual balancear cada llanta nueva es altamente recomendable como práctica habitual.

Bajo condiciones de manejo promedio, es aconsejable:

1)   Revisar el balanceo de llantas al menos cada seis mil kilómetros.
2) Balancear cualquier llanta que haya sido reparada.
3) Balancear cualquier llanta nueva.
4) Hacer un balanceo después de todas las reparaciones a la suspensión, frenos, discos o cualquier otra que implique desmontaje de la llanta en cuestión.

FUENTE: sudcalifornios.com

Share This